Muy Colmilludos

El Colmillo, nuevo restaurante en Plaza Lua.
El Colmillo, nuevo restaurante en Plaza Lua.

Por Diana Doria 

Me paso la vida buscando lugares buenos bonitos y baratos donde comer, y da la casualidad que el domingo pasado me tope con la más pura y dura definición de las famosas tres “b.”

El Colmillo esta ubicado en la famosa Plaza Lua en San Pedro Garza García, donde también se puede encontrar restaurantes del calibre de La Buena Barra, El Montenense y El lingote.

Si tuviste la oportunidad de visitar Mrs. White, local donde ahora esta El Colmillo, te darás cuenta del contraste entre los dos conceptos de los restaurantes. Mientras que en Mrs. White te sentías en una casa de campo francesa, El colmillo te envuelve en un ambiente sombrío y sensual. Los colores blancos y neutrales se cambiaron por azulejos negros con acentos dorados y colores vibrantes de vez en cuando.

Al momento de entrar me imagine, por la elegancia del lugar, que la comida no iba a ser económica, pero al ver los menús me sorprendí. Eso si, no esperes nada muy elaborado, los platillos son sencillos pero los ingredientes y la sazón son de lo mejor. Empecé con un tacos de res al pastor en harina, la carne estaba fileteada y planchada, extremadamente jugosa y suave. Me enamore a primera mordida.

De segundo plato, pedí el que estoy segura se convertirá en su platillo estrella: el pulpo al buffalo. Viene acompañado de una salsa cremosa que le da el toque perfecto combinado con la salsa búfalo al punto que no opaca el sabor del pulpo. Te lo puedes comer en tacos, en tostadas o solo, de cualquier manera te lo vas a devorar por lo bueno que esta.

Para terminar, pedi la carta de postres. Cuentan con solo dos opciones: Oreos empanizadas acompañadas por nieve de vainilla o un cheescake. Por obvias razones me incline por la primera opción y no me equivoque. Imagina que es como una dona rellena de oreo pero mejor.

Definitivamente ya no hay opciones para aquellas familias que no salen del chilis porque es “económico.” Hay mucha variedad en nuestra ciudad, solo hay que darles la oportunidad y dejarse sorprender. Yo puedo concluir que El Colmillo llego a Monterrey para quedarse.

 

SH