Las Redes Sociales: Un Mundo De Apariencias

 

Essena O'Neill, Modelo Australiana de 18 años
Essena O’Neill, Modelo Australiana de 18 años

Por Diana Doria 

Me tope recientemente con la historia de Essena O’neill, una famosa modelo adolescente quien por lo visto en sus fotos de instagram tenía la vida perfecta. Es una australiana rubia y muy guapa de 18 años con más de medio millón de seguidores en Instagram. Ella sabía la cantidad de poder e influencia que tenía entre las mujeres jóvenes del mundo y lo usó para ganarse la vida.

 

En su último vídeo de YouTube reveló que todo lo que publicaba en Instagram era una farsa porque todo el contenido estaba pagado y patrocinado, también explicó como gastaba muchas horas de su vida para capturar la foto perfecta y transmitir una “vida chic.” En conclusión, dijo que la vida que aparentaba tener era una mentira y que las redes sociales era un mundo construido a base de apariencias. También admitió ser miserable viviendo completamente a través de sus publicaciones y los likes que recibia. Essena aconsejó a sus admiradores que dejaran de idolatrarla a ella y a cualquier otro influencer y aseguro que las redes sociales representaban un instrumento tóxico para los usuarios jóvenes.

¿Pero será qué ha llevo muy lejos este cambio de visión radical ante las redes sociales? La idea de que las redes sociales son una mentira y todos lo que los usan son unos farsantes no puede aplicar para todos. Lo cierto es que estas plataformas son sumamente poderosas y pueden ser usados para difundir verdades o mentiras, pero al final del dia el usuario tiene el poder de decidir que quiere compartir con el mundo. No quiero decir que lo que hizo esta mal porque es cierto que las adolescentes necesitan saber que la perfeccion no es algo a lo que deban aspirar. Pero en lo que yo creo que O’neill se equivoco, fue en culpar a las redes sociales por las acciones que ella tomo y que la llevaron a vivir una vida miserable. Mientras algunas personas aplauden sus declaraciones otros se vieron seriamente afectados por el video que publico la australiana; por ejemplo, los miles de influencers que han logrado hacer una carrera a traves de las redes sociales sin caer en la vanalidad como lo hizo ella.

El lado malo de esto viene cuando las personas dejan que su número de seguidores y likes que reciben definan su autoestima. Pero lo cierto es que las redes sociales no son las culpables. Esto es un problema que ha estado afectando por mucho tiempo a nuestra sociedad, mucho antes de que las redes sociales fueran relevantes. La gente siempre ha buscado a quien idolatrar y la presión por alcanzar una perfección definida por la industria se ha vuelto cada vez más real. El problem entonces es la gente y su constante necesidad por sentir la aprovacion de los demas. Las redes sociales cuando se usan correctamente sirven como una herramienta para contecarte con todo el mundo.

SH