EXPOTEC, un hogar para la cultura mexicana

Por Denise Bernal y Marlenne Vela

EXPOTEC se ha convertido en un evento clave para el impulso de la cultura mexicana.
EXPOTEC se ha convertido en un evento clave para el impulso de la cultura mexicana.

Este año se realizó la edición de EXPOTEC 2016, del 18 al 21 de octubre en el interior del Estadio Tecnológico, la mayor fiesta de las culturas. Este evento se ha convertido en uno de los más populares entre los alumnos y los vecinos de la colonia Tecnológico. Desde 1980, Expotec es el evento cultural más grande de Latinoamérica, con más de 100 visitantes al año.

Como cada año, en la llamada Fiesta Internacional de las Culturas se realizó un pabellón cultural que comprendía cada estado de México y sus artesanías, talleres, venta de dulces típicos y licores, entre otros. El folclor, las tradiciones y las gastronomía fueron los elementos principales de la fiesta. La zona de comidas contaba con una amplia gama de platillos típicos. Por la noche, los conciertos fueron la sensación.

Las artesanías y talleres artesanales fueron muy populares entre los asistentes. Se contó con vendedores de distintas comunidades indígenas que nos compartieron el proceso de realizar las artesanías.

Lucia, la confeccionista de bolsas

screen-shot-2016-10-28-at-1-36-50-pm
La artesana Lucía mientras elabora una bolsa de rafia.

 

Originaria de Guerrero, Lucia es parte de la comunidad Mixteca y realiza diferentes tipos de bolsas y morrales hechos con rafia, algodón y lana.

“Todo lo hacemos allá en la sierra y nos lo traemos acá para venderlo”, explicó.

Vestida con su camisa de manta bordada con hilos de colores e imágenes de flores y animales, Lucía nos cuenta un poco de su familia y el proceso para realizar las bolsas y morrales.

 

 

“Mi esposo es el que consigue los materiales y nosotras los trabajamos. La rafia es lo más fácil porque no pesa mucho y podemos moverla fácilmente para trabajarla acá. La lana y el algodón necesitan limpiarse y trabajarse mucho, entonces mejor lo hacemos allá en la sierra y nos traemos todo ya hecho”.

Cada dos meses salen en familia hacia el norte a las ferias como EXPOTEC para vender sus productos. Transportan sus artículos como equipaje en camiones particulares y se preparan para viajar de Guerrero hasta Nuevo León.

“Si, esto ya lo hacemos en toda la familia, venimos todos y vendemos acá lo que hicimos en el mes pasado en la sierra. Mi hija es la que hace los animalitos de lana y antes hacía collares y pulseritas”.

La palma es un material muy popular dentro de la cultura mixteca, sin embargo, Lucía no tenía productos de palma. Cuando le preguntamos al respecto nos explicó que la palma no es fácil de transportar, si se aplasta se pueden romper los productos y tendrían que empezar de cero.

Una familia orgullosamente mixteca

screen-shot-2016-10-28-at-1-26-10-pm
El padre de familia de los López Verdes tejiendo una bolsa de palma.

El matrimonio López Verdes es originario de la sierra de Oaxaca y son productores de artesanías. Aunque llevan 20 años viviendo en Monterrey, viajan constantemente a su lugar de origen a visitar familiares, recoger material y comenzar la producción de nuevas bolsas y sombreros para vender en el norte del país.

Hace poco más de dos décadas comenzaron a venir a Monterrey a vender artesanías y solían traerse a toda la familia. Actualmente, sus hijos los apoyan con la producción y venta de estos artículos e incluso consiguen contactos para participar en espacios como EXPOTEC.

screen-shot-2016-10-28-at-1-34-49-pm
Los sombreros y las bolsas de palma, las artesanías principales de Oaxaca.

 

Su artículo más popular son los sombreros hechos de palma. La materia prima la traen desde Oaxaca y la trabajan en Monterrey desde su casa en Villa Juarez. Entre familia suelen hablar mixteco y portar alguna prenda típica para mostrar el orgullo de ser mixtecos y artesanos.

 

 

Adriana, artesana desde pequeña

Dentro de la familia López Verdes se encuentra Adriana, una joven de 23 años que se vio forzada a dejar los estudios por las artesanías, pues su constante vida nómada entre Oaxaca y Monterrey ha interferido con su vida profesional. Algunas de las artesanías las producen en Oaxaca y las traen para vender, dependiendo del material del que son hechas.

screen-shot-2016-10-28-at-1-33-43-pm
Artesanías hechas de madera oaxaqueña.

“Hay cosas que traemos nosotros para vender. Hay cosas que se pueden hacer aquí, por ejemplo, materiales que se pueden cargar, pero, por ejemplo, la madera no. Pero lo que son pulseras, bolsas y todo lo que va bordado o tejido, lo de plástico, eso sí porque pues es material que tenemos aquí”, detalló Adriana.

 

screen-shot-2016-10-28-at-1-35-44-pm
Algunos de los diferentes estilos de bolsas bordadas que ofrece la familia de Adriana.

 

Desde pequeña se le enseñó a bordar y elaborar las artesanías oaxaqueñas hechas a mano, desde las bolsas, muñecos y llaveros de lana hasta bolsas y sombreros hechos de palma. Los hombres de la casa se encargan de las artesanías de madera, mientras que las mujeres de las bordadas.

 

 

La fiesta de Expotec les permite un espacio para vender y dar a conocer sus productos. Adriana explicó que pertenecen a una comunidad de indígenas, de diferentes familias y orígenes, que se unen para elaborar las artesanías y venderlas para el beneficio de la comunidad entera. De toda la comunidad, son los jóvenes quienes se encargan de salir a vender las artesanías, pues los padres no hablan español porque no asistieron a la secundaría.

Generaciones de artesanos

screen-shot-2016-10-28-at-1-33-14-pm
Ernesto García, un artesano de Guerrero dedicado a el barro y la madera.

 

Ernesto García vive en un rancho a una hora de la ciudad de Iguala, en Guerrero. Ahí trabaja con un grupo de familias. Sin embargo, ya tiene a varias de sus hijas viviendo en Monterrey, por lo que Ernesto pasa mucho tiempo en el norte del país, vendiendo y visitando familiares.

Los materiales con los que trabaja son el barro y la madera. “Primero se hacen las figuras en lodo, se hornean y se pintan. También hago mascaras de madera y ollas, cántaros, platos, todo de madera”.

 

 

“Lo trabajamos en el ranchito y acá me lo traigo y nada más le doy la lijada y el acabado, todo lo compramos en árbol y tenemos herramienta, discos y motosierra, antes se hacía todo a mano. Mi papá me enseñó a hacer todo esto a mano”.

(Fotografías de Marlenne Vela)

GJ