Cultura hecha con las manos en EXPOTEC

Por Andrea Paz y Kathleen Domínguez

img_7071

Tras las controversias que vivió EXPOTEC con su video plagiado, las faltas de ortografía en su publicidad y la falta de organización, el evento se llevó a cabo con la ya tradicional exposición de cultura por parte de las asociaciones representantes de los distintos estados, conciertos y comida.

Detrás del estadio Luis Elizondo se encontraba la entrada a las exposiciones culturales de EXPOTEC donde se encontraban demostraciones de lugares como Nuevo León, Tabasco, Chiapas, entre otros.

En cada exposición, aparte de encontrar rasgos culturales del estado que se representaba, también estaban personas que tenían a la venta artículos hechos con las manos.

Desde mascaras y hasta zapatos artesanales era lo que se podía encontrar en el largo pasillo que comunicaba el área de cultura de EXPOTEC con los juegos, los conciertos y la comida.

Entre los expositores se encontraba Francisco Oliva López, originario de Teotihuacán, quien trabaja con una infinidad de materiales para realizar artesanías representativas del país. Oliva López trabaja con diferentes materiales como lo son la madera, la piedra y principalmente el cuarzo.

Todas sus piezas cuentan con un toque lleno de historia, pues a través de cada una de ellas se puede apreciar la historia de nuestro país.

“Traemos la máscara de madera que es el guerrero jaguar en dualidad vida y muerte. Tengo máscaras del dios del sol, casi por lo regular es el dios del sol, dios de la luna, Quetzalcoatl, serpientes, dios del maíz, dios del fuego”.

Además de máscaras, collares y pulseras, Francisco cuenta con una colección de cráneos con diferentes estampados.

“Tenemos cráneos que es lo que más se vende con símbolos aztecas. Tengo piezas talladas en jade, en cuarzo rosa, en obsidiana, casi pura pieza prehispánica, o sea réplicas de originales”.

En cuanto al proceso de elaboración, el artista señaló que ha habido una evolución en el mismo, pues algunas técnicas han cambiado mientras que otras todavía mantienen su esencia manual.

“Anteriormente era todo así todo labrado prehispánico, ahorita ya se le da la forma con máquinas. Las máscaras sí van talladas todas a mano”.

Por último, señaló que este trabajo se ha ido compartiendo a través de muchas generaciones, pues toda su familia se dedica a las artesanías.

“Esto ya es de generaciones, ya es de familia. Somos tres hermanos, todos tenemos carrera pero más nos dedicamos a las artesanías. Tenemos un local en Cancún, en Teotihuacán tenemos dos y ahí tenemos el taller”, mencionó.

Durante EXPOTEC no sólo se presentaron artistas mexicanos, sino que también habían personas de más partes de América Latina como Colombia y Argentina.

Mariana Chandía, originaria de La Patagonia, Argentina, nos platicó un poco sobre el trabajo que realizan ella y su esposo.

“Trabajamos con piedras naturales y las montamos en hilo con una técnica que se llama macramé, es hilo de poliéster que se puede mojar, lavar y no le pasa nada”.

Además de los hilos, cuentan con trabajos en metal y así como también en cuernos, principalmente de venados.

“También trabajamos con metales; con latón, con cobre y con plata. Ya con los metales hay distintas técnicas algunas que trabajamos son la filigrana, hacemos calados, hacemos soldados, cincelados y aplicamos distintas técnicas. También trabajamos con cuernos de venado, con huesos y con colmillos, todo lo que obtenemos de ese tipo de material es encontrado, no se caza para obtenerlo”.

Un trabajo en pareja y con orígenes sudamericanos, Mariana y su esposo llegaron a EXPOTEC a compartir un poco de su talento con los hilos y los metales.

Por otro lado, desde el sur del país, Adriana y su familia fueron parte de EXPOTEC para compartir con los visitantes gran parte de su trabajo manual y artístico en bolsas de diferentes materiales como palma, lana, entre otros.

Al preguntarle sobre el proceso que utilizan, Adriana comentó: “Las tejemos, las trenzas y luego ya las pasamos a máquina y ya se empieza a hacer la bolsa”, esto en algunas ocasiones, pues la mayoría de sus trabajos son hechos completamente a mano.

Este negocio ha pasado de generación a generación, a lo que la originaria de Oaxaca mencionó: “hemos hecho esto toda la vida”.

Por último se entrevistó al artista Fernando Angarita Ávila, que en base a círculos y orificios con formas especificas crea arte con distintas plumas en lo que parece solo un juego para niños.

Se le cuestionó al expositor sobre el producto que vendía y los beneficios que trae para los niños.

“Sí, los fabricamos ya aquí que es un juego didáctico se llama espirógrafo, trabaja la motricidad fina, suelta los movimientos de la mano ayudando a mejorar la escritura”

De igual manera, Angarita Ávila, vendía productos traídos desde Colombia donde se encontraban bolsas y zapatos.

“Tejidos y bordados de México y de Colombia es un trabajo hecho por comunidades indígenas, es un convenio mutuo con los artesanos y yo lo distribuyo” finalizó el artista Fernando Angarita Ávila.

Árbol

Picture 1 of 18

Árbol hecho con alambre y piedras

 

Fotografías: Kathleen Domínguez

A.P.