Un momento con ‘Catón’

Por Guillermina Jaramillo

Armando Fuentes Aguirre 'Catón' deleitó a los presentes en la presentación de su nuevo libro.
Armando Fuentes Aguirre ‘Catón’ deleitó a los presentes en la presentación de su nuevo libro.

 

“Espero que disfrutes esta capirotada. La hice para ti con los mejores ingredientes que en mi cocina hallé; con las más sápidas especias y los más aromosos recados. La última sazón, tú se la pondrás con tu imaginación de sabio y generoso lector”.

Con esta frase, Armando Fuentes Aguirre, mejor conocido como Catón, invita a sus lectores a disfrutar de su nuevo libro Lo mejor de Catón, una “capirotada” que compila lo mejor y más representativo de sus columnas periodísticas y libros publicados, relatos históricos, cuentos picarescos, reflexiones en torno a la vida, confesiones íntimas, historietas, versos ligeros, sonetos y mucho más.

Considerado el articulista más leído de México, Catón es una leyenda de la escritura periodística mexicana gracias a su estilo cargado de humor, política e ingenio que miles de lectores ojean en los periódicos cada mañana o ven en “Un momento con Catón” en la televisión.

Durante la presentación de su libro en la Feria Internacional del Libro el pasado domingo a las 12:00 horas, Catón compartió a los más de 200 asistentes en la Sala B de Cintermex algunos de sus más populares versos y chistes que provocaron risas a la audiencia.

El periodista compartió su gusto por la portada del libro, en la que aparecen libros abiertos, y explicó a los presentes el significado detrás de los libros abiertos.

“El libro, aunque parezca obviedad decirlo, es para leerse, y otra obviedad nos dice que el libro no puede leerse si no se abre, pero al mismo tiempo hemos de abrirnos nosotros a el, amarlo y como decía el fundador de las librerías Gandhi, cachondearlo”, expresó el autor.

“En este libro me di el lujo de poner una reciente novedad de la que pienso que quizás hoy es inédito. El epigrama es uno de los géneros más galanos y mas difíciles. Consiste en decir en cuatro versos una idea cabal. Yo me he atrevido a cultivar este difícil genero”, expresó.

El periodista indicó que otro género que aparece en su libro es el soneto, uno de los más prestigiosos y difíciles de la literatura.

“Este género obedece a una difícil arquitectura que se forma por dos cuartetas y dos tercetos. El soneto clásico debe ser de once sílabas y tiene como característica que toda la idea debe exponerse en el último de esos catorce rigurosos versos”, dijo.

Catón también resaltó el poder de la tecnología y la importancia de los dispositivos electrónicos dentro de la literatura y el periodismo digital como una herramienta necesaria.

“Cuando hablo ante muchachos, jovencitos de secundaria o de preparatoria, reconozco las maravillas de estos artilugios; no podemos prescindir de ellos. Gracias a este que traigo aquí en la bolsa, a las cinco de la mañana ya leí diez periódicos, son prodigio pero estos aparatos que acercan a los que están lejos, alejan a los que están cerca. Para mi son excesivos”, señaló.

También indicó que aunque los artilugios modernos también abren el mundo a la lectura, la diferencia entre lo físico y lo digital es grande.

“Lo digital no nos deja poner las manos, los ojos y el olfato en la maravilla de estos objetos únicos que los libros son. En cada libro hay vida humana objetivada, quiero decir, que cada libro es como la biografía de su autor aunque sea un libro sobre matemáticas, en el esta la persona integra de quien lo escribió”, indicó.

Aunque recalca que la tecnología forma parte de la vida moderna, el periodista recalcó que la sociedad no debe dejar a un lado el papel y los libros.

“No se olviden de estos amigos, aquí esta la verdadera historia de los hombres, la espléndida aventura humana, los sueños de nuestra especie, sus espléndidos triunfos y sus derrotas resonantes. Aquí están los sueños imposibles de cumplir y que sin embargo se cumplirán. Dicho de otra manera, aquí estamos nosotros”, dijo.

Durante la presentación, el autor también compartió un poco de su vida personal a través de anécdotas familiares.

“En mi biblioteca yo tengo dos letreros, el primero dice no presto libros, esta biblioteca esta hecha con libros que me han prestado a mi”, afirmó a los presentes, quienes respondieron con risas.

La trayectoria de este personaje inició en Saltillo, Coahuila, su ciudad natal donde realizó sus primeros estudios en la Escuela Normal del Estado y en el Ateneo Fuente, institución de la que posteriormente sería director. Después cursó la carrera de abogado en la Escuela de Leyes de Coahuila.

Catón cuenta con maestrías en Lengua y Literatura Españolas y en Ciencias de la Educación, y recibió el grado de Doctor Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Nuevo León. Asimismo, es fundador de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Coahuila.

A lo largo de su carrera, el periodista y escritor mexicano ha colaborado con más de 150 medios de comunicación, en las que destacan sus columnas en el Grupo Reforma, El Norte y Mural, donde publica sus columnas Mirador, De política y cosas peores, Manganitas, Plaza de Almas y La Otra Historia de México. 

Entre sus libros sobresalen La otra historia de México: Juárez y Maximiliano (2006), De abuelitas, abuelitos y otros ángeles benditos (2007), Mi perro Terry (2009), Los mil mejores chistes que conozco (y cien más) (2012), y Plaza de almas (2014).

Además de su trabajo como escritor, Catón sostiene desde hace más de 30 años un comedor para niños campesinos, junto con su esposa María de la Luz, una de sus fuentes de inspiración.

Catón expresó que para este libro guarda un especial cariño, y describió que en él se encuentra presente de cuerpo y alma.

“Mi agradecimiento mayor es para ustedes, mis cuatro lectores, que dejan cosas más importantes para hacerme el gran favor de venir a escuchar, que me leen cada día, y que me imparten con su bondad y con su afecto el santo sacramento del amor humano, yo se los agradezco desde el fondo de mi corazón. Soy lo que ustedes me hacen ser. Mi labor de cada día la emprendo y la termino pensando en ustedes, tratando de dar lo mejor de mi en cada línea, en cada palabra de las que escribo”, señaló.

Entre aplausos, la audiencia despidió a Catón, quien mostró su agradecimiento con una promesa:

“Mientras ustedes quieran, mientras quieran unos, seguiré escribiendo. Mi trabajo, mi modesta labor de cada día será mañana y el siguiente día y para siempre será amigas y amigos, para ustedes”.

 

Foto por: Guillermina Jaramillo.