Edición independiente presente en la FIL 2016

Por Kathleen Domínguez

14800784_10209409637451596_1228513960_n

La Feria internacional del Libro de Monterrey es uno de los lugares donde la gente se reúne con un solo motivo: los libros. Ya sea que la gente se acercara a buscar libros infantiles, juveniles, adultos o de consulta, los que se encontraban ahí iban dispuestos a encontrar algo digno de llevar a casa.

La feria contó con 120 stands destinados a las editoriales que sumaban en total a poco más de 600 casas editoriales que se encontraban exponiendo sus títulos.

Entre las más famosas estaban Penguin Random House donde se exhibieron libros de autores como John Green, Stephen King, Jojo Moyes, Cesar Lozano, Robert Kiyosaki, entre otros; Editorial Océano que guarda bajo su sello a autores como J.K. Rowling y George R. R. Martin; y editorial Planeta que en los últimos años ha publicado a varios Youtubers con libros que resultan un éxito en ventas.

De igual manera, se encontraban las tiendas de libros más grandes como Gandhi que alberga una gran cantidad de autores en español e inglés, Porrúa que también vende muchos libros de distintos autores y de su propia editorial, BookUp y Booksmart que venden libros únicamente en inglés de corte juvenil, infantil y Young-adult.

Y entre tantos libros conocidos y de autores famosos, se encuentran las editoriales independientes, cuya labor es más humilde, más humana y artesanal. Estas editoriales contaban con espacios designados específicamente. La red de editoriales independientes que envuelve a editorial Morgana y a Regiacartonera se encontraba cerca de los stands de comida y de comics. Por otro lado, editoriales como Vaso Roto Ediciones y Terraza 27 tenían un espacio destinado al fondo de la feria, cerca de la editorial Anagrama.

La labor de las editoriales independientes es dar a conocer a aquellos autores que no han sido tomados en cuenta por las casas editoriales grandes, mismos que son incluso más exitosos que los que publicitan editoriales con mayor producción.

Para las editoriales independientes un evento como la Feria del Libro supone una oportunidad importante para dar a conocer su trabajo y el de los autores que publican, más que vender buscan dar a conocer y concientizar sobre la importancia de la lectura y de los autores poco conocidos.

Una de las editoriales que asistió a la FIL Mty de este año fue ’27 editores’ que es una editorial promovida por ‘Terraza 27’, una librería regiomontana que vende libros editados en español de aproximadamente 40 editoriales independientes donde destacan Sexto Piso, Ediciones el Naranjo, Almadía, Textofília.

Orfa Alarcón Martínez, la editora de ’27 editores’ contó en entrevista un poco más sobre lo que es una editorial independiente:

“Una editorial independiente es aquella que no cuenta con apoyos externos más que de una o dos personas que se unen para publicar libros, tienden por lo general a tener poco personal, si es que tienen personal y se dedican a hacer tiros de libros generalmente cortos “, dijo la editora de ’27 editores’.

Un aspecto interesante de las editoriales independientes que visitan la feria del libro es que los libros que han publicado al año son bajos, en el caso de ’27 editores’ los libros que publican al año son alrededor de cuatro. Este número se repitió en editoriales como ‘An. alfa. beta’, ‘Editorial oficio’ y la ‘Red de editoriales independientes’ que resguarda editoriales como ‘Morgana’, ‘Regia Cartonera’, ‘Pasiflora ediciones’, ‘Shula cartonera’, entre otras.

Carlos Lehaím Gómez y Alejandro Vázquez son dos de los tres dueños de ‘An.alfa.beta’ una editorial independiente que primero surgió como revista en 2007 y después evolucionó a una editorial independiente donde se destacan por su encuadernación artesanal y las portadas hechas en serigrafía.

Ambos explicaron por qué para una editorial independiente es complicado el hecho de publicar muchos libros al año: “Como somos una editorial independiente que producimos todo nosotros, desde el dictamen hasta el marketing pues por eso llevamos más o menos ese ritmo (3-4 libros anuales)”.

De igual manera, Mariana Ayala, la representante general de la Red de editoriales independientes (REDIN) y Marisol Vela, editora de la editorial ‘Morgana’ mencionaron cuál ha sido su experiencia con la Feria Internacional del Libro.

“Para mí la feria del libro ha sido una oportunidad de darse a conocer sobre todo para los autores porque tienen la oportunidad de ver al público lector, de ir conociendo también esta otra fase de lo que es el libro que es muy distinta a la creación. Una cosa es el proceso creativo, otra cosa es el proceso editorial y otra bien distinta a esas dos es la distribución y la venta del libro”, explicó Marisol Vela.

REDIN nació gracias al impulso de Laura Fernández (editora de la Regiacartonera) luego de que notó que había varias editoriales independientes luchando por obtener espacios dentro de las ferias, por ello para apoyarlos organizó el proyecto que hoy alberga a varias editoriales.

“Laura, yo creo que se preocupó porque en otros eventos empezó a notar de que había más gente que estaba trabajando en esto, en fin, ella tuvo la visión de que sería buena idea ser una facilitadora de las editoriales independientes organizó la red. Así, como representante y directora de las editoriales independientes consiguió el espacio”, mencionó Mariana Ayala.

Raúl Sepúlveda Tello es uno de los autores publicados bajo el sello de la editorial ‘Morgana’, con ella ha publicado ya dos libros titulados “Rosaura” y “Tres amigos”, él comentó la importancia de una editorial independiente.

“Es muy lúable el esfuerzo que hacen porque ponen a los lectores el acceso con los autores que son poco conocidos y que son ignorados por las grandes editoriales, es una buena plataforma para darnos a conocer”, mencionó el autor.

Costo de la feria

Este año la Feria Internacional del Libro de Monterrey decidió pedir una cuota de recuperación de $20 pesos para entrar a la feria, sin embargo, el día lunes 17 de octubre el costo de entrada fue de $200 pesos bajo la promesa de que se iba a atender mejor a los asistentes.

Se le preguntó a las editoriales independientes sobre este aspecto y las opiniones estuvieron divididas. Algunos pensaron que realmente no les afectó y otros dijeron que no sólo les afectó a ellos como independientes sino que todas las editoriales sufrieron esas decisión.

En el caso de ‘Terraza 27’, ellos mencionaron que les parecía necesario un cobro en la entrada a la Feria Internacional del Libro de Monterrey para concientizar a la gente que generar cultura requiere de dinero.

“Yo creo que se necesita que haya un costo y que es bueno empezar a acostumbrar a las personas a que paguen por cultura, porque generarla no es gratis, generarla cuesta dinero”, dijo Orfa Alarcón, editora de ’27 editores’.

Por otro lado, se encontraba la expositora Lucía Villareal Treviño de la editorial ‘Vaso Roto’ que explicó su descontento con el costo de la feria y lo que esto implicó en sus ventas.

“Siento que el gran error de la feria o bien del comité organizador fue que empezaran a cobrar. Yo pienso que eso ahuyentó mucho a posibles clientes, nos vimos muy afectados nosotros y otras editoriales, especialmente con el día del bibliófilo que se cobraron 200 pesos, nosotros creemos que eso nos afectó mucho y la verdad no estamos tan contentos con el desempeño de la FIL de este año”, explicó la expositora.

De igual manera, Mariana Ayala comentó que el costo de la FIL no sólo les afectó a ellos sino que de alguna manera les impactó a todas la editoriales que se encontraban dentro de ella.

“De alguna manera yo creo que en general a todas las editoriales pues sí les representó pérdidas de alguna manera. Si antes venían familias enteras pues ahora lo piensan mejor”, explicó la representante de REDIN.

De igual manera, Vela, explicó que lo que a ellos más les interesa es promover la lectura y la escritura en lugar de las ventas: “A veces nosotros como independientes no buscamos tanto la venta, lo que pasa es que a veces los artesanales se venden casi al costo de producción. Lo que sí nos interesa es la promoción de la lecto-escritura.” finalizó.

A.P.