La nueva era de distribución musical

El artista Chance the Rapper ha lanzado música disponible mediante descarga gratuita tanto en proyectos personales como colectivos.
El artista Chance the Rapper ha lanzado música disponible mediante descarga gratuita tanto en proyectos personales como colectivos.

Por Carolina Webb

Lentamente los contenidos mediáticos han encontrado su camino hacia el internet, donde creadores y consumidores comparten una relación más estrecha que en otras épocas. La naturaleza de la interacción virtual, aunque parezca irónico, es una de suma intimidad. Los artistas que se muestran activos y explotan las capacidades de las redes sociales de una manera creativa consiguen una red de seguidores leales que no ha sido cosechada de manera orgánica y que se mantiene por el mero hecho gusto y respeto por el producto.

Una de las estrategias que ha sido acogida por diversos artistas es la ausencia de una transacción monetaria clásica en la entrega de contenido, ya sea ofreciéndole al consumidor la opción de pagar lo que deseé, como publicando extenso material audiovisual en redes sociales o publicando su música en plataformas de consumo gratuitas.

La banda británica “Radiohead” ha sido partidaria de esta dinámica de distribución. Por primera vez, para el lanzamiento de su séptimo disco de estudio “In Rainbows” y su primer disco después de la finalización de su contrato con la compañía discográfica EMI Music. El disco fue lanzado primeramente de manera digital y permitía que los compradores escogieran en precio que desearan pagar por el álbum. Posteriormente la banda ofreció una versión física a la venta; este modelo de negocio le permite a la banda generar mayores ingresos provenientes de fans leales y fortalecer la relación, mientras que no ignora a nuevos o esporádicos fans que tienen la oportunidad de disfrutar del producto en la manera en la que ellos decidan.

La ausencia de una disquera en épocas pasadas podría significar que la banda o el artista camina sobre suelo inestable, sin embargo, en la actualidad estos deciden tomar este camino y llamarle libertad. La decisión de laborar sin disquera ha permitido que los artistas tengan completo control sobre su producto y la manera en la que será distribuido, lo que permite que se experimente en campos no ortodoxos que de otra manera permanecerían olvidados; los consumidores disfrutan del interesante baile que realizan los artistas en su exploración creativa.

Chance The Rapper es otro artista que refleja el modelo de distribución moderna. A su corta edad, Chance ha sido conocido por cuestionar los métodos anticuados y proponer el propio. “I don’t make songs for free, I make ‘em for freedom” se escucha en una canción de su más reciente álbum “Coloring Book”. El álbum fue lanzado de manera gratuita en su página de internet, donde también encuentras mercancía y boletos para su tour. Chance ha declarado que las disqueras, para la industria, están muertas; en su lugar, el artista genera sus ingresos con las ventas de sus conciertos y su mercancía.

Una manera diferente de abrir camino y generar anticipación para un nuevo disco es lo que la banda británica Gorillaz ha estado haciendo. La banda compuesta por personajes animados hace su debut en redes sociales al abrir un Instagram oficial donde ha publicado una historia audiovisual recordando la larga trayectoria de la misma. El contenido digital había sido hasta hace unas semanas material ya existente, pero recientemente la banda ha publicado material que indica ser parte de un nuevo lanzamiento. Aunque no han confirmado nada oficialmente, se puede casi asegurar que en poco tiempo se contará con nuevo material musical de la banda.

Now playing: Gorillaz.com/YouTube

A post shared by Gorillaz (@gorillaz) on

Nacen y mueren muchas carreras musicales a diario, y por esto un gran número de artistas buscan firmar con una disquera para tener un camino medianamente asegurado mientras otros optan por la vía arriesgada y trabajar independiente. Lo que es seguro es que las masas de consumidores evolucionan y junto con ellos la industria debe de buscar la manera de aproximarse a ellos. Sin duda nunca faltarán artistas audiovisuales que estén dispuestos a experimentar en favor de su arte.

 

FT