Sharapova de regreso a las canchas

Por Andrea Paz

Maria Sharapova, tenista rusa y ex número uno del mundo, ha sido la protagonista de los últimos meses en el deporte blanco. Todo marchaba bien en la carrera de la jugadora, a pesar de contar con algunas complicaciones en mantener su nivel de juego, María estaba buscando la estabilidad nuevamente.

El único torneo que la rusa ha jugado durante este año fue el Abierto de Australia; durante el mismo, la tenista fue eliminada en los cuartos de final. Después de este mal inicio de la temporada, en el mes de marzo, Sharapova solicitó a los medios de comunicación que asistieran a una rueda de prensa improvisada.

Periodistas, expertos del tenis y sobre todo los aficionados del deporte blanco, esperaban expectantes a lo que María tenía que decir ante la prensa. El día de la reunión llegó y con semblante triste, María Sharapova anunció que había sido suspendida por la Federación Internacional de Tenis debido al consumo de Meldonium, sustancia prohibida a partir del primero de enero del 2016.

En cuanto a su suspensión, María dejó muy claro ante los medios de comunicación que había consumido dicha sustancia desde hace más de diez años y lo hizo no para mejorar su rendimiento, sino por indicaciones de su médico. Aunque la lista de sustancias prohibidas a partir del 2016 incluía el Meldonium, Sharapova mencionó no haber verificado detalladamente y por ello no se percató de que éste ya había sido incluido en la lista de sustancias prohibidas.

Para muchos, la declaración de la tenista rusa fue una mentira y una excusa. Los fundamentos de quienes culpan a Sharapova se refieren a cómo es posible que una tenista de ese nivel y que conoce las reglas de la Federación no haya hecho una revisión detallada de la lista de sustancias prohibidas. Para otros, toda esta situación fue sólo un error que cualquiera pudo haber cometido.

Aunque hay situaciones en las que el ser humano comete errores, en esta ocasión, María Sharapova cometió uno terrible; un error de principiante, un error que le costó perder dos años de su carrera, pues aunque quiera, la tenista no podrá participar en ningún torneo oficial de la WTA.

Si María no se dedicara a esto desde hace más de 10 años, este error se entendería, sin embargo, la rusa se expuso de gran manera y cometió un error que la tendrá fuera de las canchas por 15 meses exactos. Sharapova podrá participar en torneos oficiales a partir del próximo Roland Garros, donde se podrá observar si este tiempo fuera del tenis competitivo le afectó o no.

sharapova