¿Panorámicos que contaminan o comunican?

Por Elena Urueta

Monterrey es bien conocida por sus muros de montañas que rodean la ciudad. Desafortunadamente, éstas no pueden ser totalmente apreciadas por la cantidad masiva de anuncios que se encuentran en las vías públicas. Las calles principales se encuentran infestadas de espectaculares que nos bombardean con todo tipo de publicidad sin control alguno. 

En Monterrey se explotan al máximo los espacios para bombardear a los ciudadanos con el propósito de generar ingresos.

captura-de-pantalla-2014-09-09-a-las-15-01-17-595x330
En Monterrey se explotan al máximo los espacios para bombardear a los ciudadanos con el propósito de generar ingresos.

Normalmente al pensar en contaminación, lo primero que se viene a la mente es el cambio climático o los kilómetros y kilómetros de basura industrial. Por otro lado, lo primero que se viene a la mente cuando se piensa en la contaminación en una ciudad es el smog, pesado y caliente, que cubre el cielo o lo sucias que se pueden encontrar las calles.

No es muy común pensar en que los anuncios también cuentan como contaminación visual. Una contaminación que reduce de una manera muy sutil la calidad de vida que llevamos al privarnos de la vista a espacios limpios y más amplios.
De buenas el municipio de San Pedro, cuyo cabildo aprobó la prohibición de anuncios panorámicos la semana pasada, ya puso el ejemplo en Nuevo León. Con el argumento de que los anuncios solo benefician a quien anuncia, decidieron que de ahora en adelante estarían prohibidos tanto en espacios públicos como privados con el objetivo de embellecer la ciudad.

El proceso se hará de la siguiente manera: los permisos que se vayan acabando o contratos que caduquen no podrán ser renovados y para el 2019 ya no habrá publicidad en el área pública.

La pregunta es, ¿y Monterrey para cuándo? No puede ser que los ingresos recibidos por esos anuncios sean más importantes que la salud y bienestar de los ciudadanos. Puede que sea la ciudad más industrial y una gran fuente de capital pero tarde o temprano se va a ver en una crisis si no le da prioridad al gran capital humano que habita en la ciudad.

SH