Manolo, un “maestro” ejemplar

Por Guillermina Jaramillo

Manolo Castillo es reconocido como un gran asesor por los estudiantes.
Manolo Castillo es reconocido como un gran asesor por los estudiantes.
Si eres estudiante de comunicación y/o periodismo del Tecnológico de Monterrey, o has visitado alguna vez las islas de edición del Centro Internacional para el Aprendizaje (CIAP), seguramente habrás conocido a este personaje.

Desde muy temprano, José Manuel Castillo Hernández, mejor conocido como “Manolo”, se encuentra en su oficina con una actitud entusiasta y amable, siempre al servicio de los alumnos y maestros que tengan algún problema académico e incluso personal.

Apasionado de la producción audiovisual, Castillo es egresado de la carrera de comunicación por la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Aunque la gran mayoría lo conoce por su trabajo en el área de producción audiovisual, Castillo ingresó desde el año 2000 a trabajar en el Tecnológico como operador de cabina en Frecuencia Tec.

“Entré en el turno de noche y sí disfruté mi estancia en cabina porque también era mucha interacción con alumnos, aprendí bastante e hice muy buenos amigos”, expresó Castillo.

En el 2006, después de trabajar durante cinco años en cabina de radio, surgió la oportunidad de colaborar en las islas de edición, en el departamento de comunicación del Tec.

“Mi filosofía es enseñarle todo lo que se pueda a los alumnos. Les trato de explicar cómo se hace, no les hago el trabajo, para que así se les quede un aprendizaje”, dijo Castillo.

Castillo comentó que lo que más disfruta de su trabajo es la interacción diaria con los estudiantes que, generación tras generación, acuden a su oficina a pedir permisos, asesoría técnica y consejos.

“Lo que más me gusta es interactuar con los jóvenes, porque me alimentan día a día. La vitalidad de ellos te transforma”, dijo Castillo. “También me llevo muy bien con mis compañeros, me gusta bastante el ambiente de trabajo y pertenecer al Tec”.

Tras 11 años de trabajo dentro del departamento de comunicación, Castillo se ha ganado el cariño de estudiantes y ex alumnos que en algún momento han recibido su apoyo y lo visitan después de su graduación.

“Me gusta sobre todo cuando veo alumnos que vuelven a su alma mater y te dan las gracias porque han conseguido un logro o están bien, es una satisfacción muy bonita”.

Castillo no sólo ha apoyado a estudiantes con problemas académicos, debido a que hay ocasiones en las cuales es necesario un consejo, una palabra de aliento o que alguien los escuche.

“Yo los veo cuando tienen momentos difíciles, y cuando les pregunto cómo estás, y ellos solos me empiezan a platicar, yo les agrego algún consejo, alguna forma de vida para sacarlos un poquito de su estado de ánimo”, expresó el asesor.

Castillo también apoya a los profesores del departamento de comunicación, sobre todo durante las clases de producción de cine y edición de videos, o en eventos institucionales.

“Mi trabajo es apoyar a los maestros en detalles que tengan con su equipo técnico, con su clase o en asesorías. A veces algún trabajo especial para directivos, para alguna carrera o en la edición de algún evento en especial”, señaló.

A pesar de no ser profesor, Castillo es considerado como un maestro de carrera, y siempre es invitado a las graduaciones, a las fotografías de generación y a la mesa de honor de los maestros por 10 años consecutivos.

También ha sido merecedor de premios, entre ellos al maestro comprometido. En su oficina en Ciap 115, Castillo guarda las fotografías con los alumnos y demás recuerdos.

Manolo Castillo es reconocido como un gran asesor por los estudiantes.
Manolo Castillo es reconocido como un gran asesor por los estudiantes.
“Eso para mi es algo muy importante. El estar en conjunto con otros maestros es una forma de gratitud de los muchachos y eso se valora bastante”, dijo.

Alan Brussolo, alumno de la carrera de comunicación, indicó que Castillo siempre está dispuesto para apoyar a los alumnos y su trabajo va mas allá de ser solamente un asesor técnico, debido a que también se vuelve un consejero para los alumnos de comunicación.

“Conocí a Manolo en quinto semestre de prepa, en un taller de comunicación antes de entrar a la carrera, y desde ese momento su actitud de apoyar y estar disponible para los alumnos siempre ha sido increíble”, comentó Brussolo.

El alumno reconoce que Castillo siempre está al pendiente para resolver las dudas y que los estudiantes aprendan bien las técnicas de edición de video.

“Si te tienes que quedar más tiempo para que te explique él esta dispuesto a quedarse, o si tienes un problema personal te escucha, aconseja, y busca entre sus contactos apoyo para que salir adelante en la carrera profesional”, dijo el alumno de noveno semestre.

Fuera de las aulas, Castillo ha participado en la producción de documentales como La Horda, y Feel The Reggae, en conjunto con el director Luis Ramos, material que ha sido bien recibido por la crítica y exhibido en festivales.

Su gusto por la comunicación también la comparte con su familia. Entre sus películas favoritas se encuentran La vida en rosa, por sus matices, y Vitus, por el mensaje que da.

Sus actores preferidos son Stephen Singer, Robert de Niro, Julia Roberts y Meryl Streep; y su director favorito es Steven Spielberg.

Además de la producción, otro de sus pasatiempos es el deporte, especialmente el futbol.

“Me encanta el futbol, es mi pasión. Soy aficionado de Rayados. También fui jugador semi profesional en tercera y segunda división de Rayados”, señaló.

Tras 16 años de convivir con alumnos y maestros de comunicación, lo más importante para Castillo es compartir el conocimiento.

Manolo busca ayudar a los alumnos con un actitud entusiasta y amable.
Manolo busca ayudar a los alumnos con un actitud entusiasta y amable.

“El secreto de mi trabajo simplemente es no escatimar en aprender, y eso que aprendes se debe inculcar y transmitir ya que también sirve para resolver problemas que tengan en sus trabajos, pues uno se está actualizando siempre y vamos a la par de ellos”, expresó.

Con el paso de los años, Castillo aún conserva la amistad y el cariño de muchos ex alumnos y colegas, pues su actitud amable y entusiasta siempre está presente, aún fuera del Tec.

 

Foto por: Guillermina Jaramillo
FT