Por una ciudad más verde y viva

Por Carolina Webb

Atardecer en el Parque Río La Silla Monterrey.
Atardecer en el Parque Río La Silla Monterrey.

Está comprobado que el contacto con la naturaleza ofrece interminables beneficios para la salud y en una ciudad de concreto, las áreas verdes se convierten en pequeños oasis. Sin embargo, en Monterrey estás zonas naturales suelen enfrentarse contra proyectos de desarrollo urbano y pierden la batalla, resultando en la pérdida gradual de área verde y vida.

En el 2002 un grupo de personas notó este problema y decidió unir sus fuerzas, es así como nació “Salvemos al Río la Silla” una asociación civil que tiene el objetivo de conservar el Río la Silla localizado en el municipio de Guadalupe. En los años que han tenido de actividad se han enfrentado a diferentes retos y en esta ocasión se encuentran resistiendo el desarrollo de una obra con permisos fraudulentos que significa un enorme daño al área verde de la zona; en su lugar, el equipo de “Salvemos al Río la Silla” se encuentra en proceso de diseñar un espacio recreativo que promueva el buen uso de las áreas verdes.

Para conocer más detalles, Rodrigo Cruz, arquitecto y líder de proyecto se sienta conmigo a discutir los factores que entran en juego en un proyecto como este.

El proyecto en el que se encuentra trabajando actualmente Rodrigo empezó cuando la AC se enteró de se planeaba una construcción de 7 hectáreas en la zona del río, indagando en el tema la abogada del equipo descubrió que el proyecto había sido aprobado con permisos fraudulentos y se logró detener la construcción. Consecuentemente el espacio se redestinó a un desarrollo con impacto social y es ahí donde Rodrigo, quien se encuentra cursando una maestría en urbanismo, entró al proyecto.

¿Qué te motivó a entrar?

He tenido la iniciativa ya repetidas veces en otras ocasiones, tipos de micro-sociedad y situaciones por atender.

¿Cuáles son las diferentes maneras en las que “Salvemos al Río la Silla” incide en la sociedad?

Activaciones, información, actualización de los proyectos futuros, brigadas de limpieza, etc.

Ha sido difícil llevar una convivencia con la gente y la gestión sin un equipo en sintonía e igual de interesados y en este proyecto hay muchos factores que me convencieron.

Aparte la preservación ambiental es algo que busco, el desarrollo urbano consiente, las activaciones sociales, economía y atracciones turísticas competentes a nivel internacional, entre otras cosas. El Río la silla tiene muchas oportunidades de desarrollo, para muchas áreas.

¿Estabas enterado de la problemática antes de ser parte del proyecto?

La problemática actual es un desarrollo invasivo e ilícito, en una zona de alto riesgo, y no, de eso no estaba consiente. Pero si de lo mismo de siempre: la falta de limpieza y atención, las plantas invasivas, el parque funciona, pero a mi gusto se queda corto a su real potencial.

¿De qué trata el proyecto?

Hasta ahorita como hipótesis; es un recorrido ecológico elevado de aproximadamente 9 km con atracciones turísticas y educativas, se busca aprovechar la conexión con colonias colindantes que por culpa del mal desarrollo previo (plan urbano) es difícil llegar a pie o en transportes no motorizados.

La calle es el reflejo de la democracia de una sociedad, y en Monterrey todavía hay muchos retos por delante en materia de espacios públicos. Una administración pública deficiente, mal uso de recursos y una sociedad que en seguidas ocasiones demuestra su falta de respeto hacia el espacio público resultan en la deficiente calidad de estas áreas. Es necesaria una solución integral para ver una mejoría real en el tema; Rodrigo me comparte su opinión.

¿Cómo calificas los espacios públicos, específicamente las áreas verdes, de Monterrey? ¿Cómo se pueden mejorar?

Pobres, en recientes investigaciones me di cuenta, (cosa que está registrado en el libro ambiental municipal) que el promedio de árboles en monterrey es de 6.8 m2 de vegetación por persona, pero ellos mismos decretan que no es fiel este resultado, ya que el 40% de la vegetación se encuentra en el sur de monterrey, dejando en el resto del municipio con un 4.2 m2 de árboles por persona. Incluso sus soluciones son pobres y su última actualización es vieja tomando en cuenta la urgencia de una solución real.

Se puede mejorar de muchas maneras. En el centro, por ejemplo, hay muchos terrenos abandonados que terminan comprando empresas para bodegas o negocios pobres en diseño, que igual aportan poco a la sociedad. El centro es 2 grados más caliente que el sur de monterrey, una gran y utópica solución sería la adjudicación de estos terrenos por el gobierno o alguna entidad privada para generar parques o simples áreas recreativas. Reactivando la flora generas captación de agua, una mayor cantidad de oxígeno, un mayor porcentaje de árboles por personas (lo cual es implícito un confort directo a los vecinos) y convivencia entre los vecinos. La convivencia en espacios recreativos con un diseño acertado es una gran solución comprobada para acciones negativas.

En tu experiencia ¿consideras que la ciudadanía lleva una relación de respeto con el espacio público?

Difícilmente, pocas sociedades tienen una iniciativa para el espacio público, de hecho, en nuestro proyecto estamos desarrollando campañas de educación del uso de la ciudad, es urgente este tema. No se puede dar una solución sin saber el uso adecuado, el proyecto no perduraría

¿Cuál consideras que sea el mayor reto en este proyecto?

La aceptación de la gente al proyecto. Hasta cierto punto ha sido positiva, pero estoy seguro que en un futuro van a existir quejas colectivas. También generar buenas aplicaciones de educación en general, que la gente lo entienda, acepte y aplique.

Durante tu participación en el proyecto ¿qué tanto se han apoyado en gobierno? ¿qué tan efectiva ha sido su ayuda? ¿consideras que han sido un aliado o un obstáculo?

Por el momento han tenido poca participación, pero ya hay muchos en el congreso que empiezan a poner atención. Definitivamente para un desarrollo de este nivel, tienen que ir de la mano, se tiene que encontrar la manera de conseguir su apoyo. Lo bueno es que les puede servir mucho para sus campañas, algunos se quieren postular para equis puesto y les termina ayudando una imagen de estas.

¿Trabajan con voluntarios? ¿cómo calificarías su entusiasmo? ¿cómo consiguen su interés?

En las brigadas de limpieza, la asociación civil también cuenta con voluntarios en ciertas actividades que hacen, las mismas vecinas de hecho. Recibimos buena respuesta en redes sociales.

¿Qué crees que se puede hacer para incrementar el interés de la ciudadanía a problemáticas como las que ustedes tratan?

La gente actualmente reacciona a una acción directa negativa hacía su persona o propiedad, después la empatía del tema; si es ambiental como en este caso, muchos entusiastas que han querido ser parte de esto se terminan juntando. La solución al incremento es salir a las calles, hacerlos sentir parte, es muy importante que en todo proyecto la gente se sienta parte de, eso hace que se queden e inviten más amigos o familiares.

En una de las ciudades con mayor flota vehicular del país, donde frecuentemente los parques se convierten en estacionamientos ¿Cuál es el primer paso para detener esta transición de una ciudad verde a una ciudad de concreto?

Generar conciencia de la situación, primero. Segundo es dar herramientas a las personas, intelecto, maneras de ellos mismos ser la solución.

Si el pueblo no se queja, el gobernante no hará mucho.

¿Cuál crees que sea la meta más urgente en materia de desarrollo ambiental en Monterrey?

Espacios públicos, atracciones turísticas, recorridos decentes para el peatón, ciclo pistas completas y bien aclimatadas, temas típicos pero urgentes.

Si pudieras convencer a todas las personas de la ciudad a hacer una sola cosa, un solo cambio en su rutina, para mejorar la calidad ambiental de la ciudad ¿Qué sería?

Usar el transporte público, oferta y demanda. En el momento que la gente vaya en contra del plan urbano, se va a tener que modificar a las exigencias de la sociedad. El transporte público sí es lamentable, pero tengo la esperanza de que se reactive, y esto podría solucionar demasiadas cosas, incluso controlar y facilitar los posibles desarrollos.

Un macro-desarrollo ocupa tiempo y área de intervención, si no hacemos que la gente salga a usar el transporte público, y obviamente uno digno, por más que se quieran crear desviaciones funcionales para evitar tráfico y des confort social, no va a funcionar. La ciudad no está preparada para el peatón ni el que anda en bici, si queremos hacer un proyecto como para solucionar ese factor, necesitamos espacio y tiempo, cosas que no ofrecen el uso del vehículo privado

Un movimiento social se sostiene con la unión de sus miembros y la fuerza de su mensaje, para unir fuerzas con “Salvemos al Río la Silla” puedes visitar su página de Facebook y enterarte de sus activaciones.

Fotografía tomada de Facebook.

 

KD