‘El Bronco’ domesticado

Por Samantha Dalai

Jaime Rodríguez hablando sobre Monterrey VI
Jaime Rodríguez hablando sobre Monterrey VI

Durante la campaña electoral por la gubernatura, una de las promesas que hicieron que más jóvenes y ambientalistas decidieran dar su apoyo a Jaime Rodríguez, fue la aseveración de que Monterrey VI no se haría.

Esto calmó un poco los ánimos en torno a este controversial tema, pero desde su toma de gobierno, “El Bronco” ha ido cambiando su postura.

Poco a poco fue cambiando de un rotundo no a anunciar el pasado 13 de septiembre que Monterrey VI sí se haría, pero con adecuaciones.

El mandatario se negó a dar más detalles hasta pasado el día de independencia, pero asegura que el proyecto es una cosa diferente a lo que conocemos. Es decir, que se trata del mismo proyecto pero dicho con otras palabras: aún se trata de traer agua del río Pánuco y además “incluye muchas (otras) cosas”.

Se trata de traer agua del mismo río, pero disfrazado de beneficio para la comunidad, lo que creo es que intentará convencernos de que la ciudad necesita agua, aún cuando la evidencia nos indica lo contrario, debido a que el Río Santa Catarina se desborda cada 50 años.

El gobernador dio esta noticia después de hablar con el presidente y asegurarnos que Peña Nieto le dio la libertad a su administración de elegir el futuro del proyecto.

En mi opinión, si siente la necesidad de asegurarnos que la decisión es libre, muy probablemente no lo sea. Los intereses personales saldrán a relucir, y tanto empresas que se beneficiarán del proyecto como el propio gobierno federal nos bombardearán con una pesada propaganda para validar el proyecto.

Lo que nos queda a los ciudadanos es exigir al gobernador que cumpla sus promesas de campaña, que haga caso omiso a las presiones del ejecutivo y que escuche a los expertos que han demostrado la insostenibilidad del proyecto.

Hay muchas más opciones para asegurar el acceso al agua potable para la zona metropolitana, empezando por un mejor cuidado de los cauces naturales de los ríos.

Tanta insistencia con el proyecto lo único que da a entender es que los intereses ocultos imperan sobre los de la ciudadanía, y que el bronco no anda tan a rienda suelta como prometía.

Foto tomada del Periódico ABC.

GJ