Animalia 2.0: La mala suerte es tuya

(FALTA TÍTULO OFICIAL DE LA COLUMNA)

‘Los gatos negros son de mala suerte’ o lo que es lo mismo ‘te culpo a ti, un animal indefenso, por mi fortuna y errores’.

Gato negro asomándose
Gato negro asomándose

A través de los años se ha relacionado al gato negro con supersticiones, brujería y satanismo. No es raro que en casa se prefiera tener un gato de cualquier color menos uno negro, incluso en día de muertos y Halloween asociaciones como ‘Adopta Monterrey’ salen a las calles buscando concientizar a la gente para evitar que se asesinen gatos inocentes.

¿En qué momento la sociedad se tornó tan agresiva? En el siglo XIV se comenzó a relacionar a los gatos negros con la brujería pues se creía que los gatos negros estaban malditos por que eran las mascotas de las brujas, incluso se llegó a creer que las mismas brujas se convertían en gatos.

Si una persona considera que un gato negro es de mala suerte es debido a dicha “tradición” de hace siete siglos. Odiar a los gatos negros por una creencia tan antigua es similar a seguir creyendo que las mujeres no deben votar ni estudiar.

El color del gato negro atrae tanto que han sido inmortalizados en diferentes expresiones artísticas y de entretenimiento; por ejemplo, el escritor Edgar Allan Poe, utilizó la fama de los gatos negros para escribir el cuento titulado ‘El gato negro’. La televisión también ha explotado la fama de los gatos negros y su supuesta “mala suerte” y “maldad”. Un claro ejemplo es el gato Salem que casualmente es un brujo malvado que fue castigado a ser un gato durante la eternidad que vive con brujas, eso sí, brujas “buenas”.

La realidad es que los gatos negros son animales que sienten y quieren como cualquier otro; su color no define su capacidad de amar. En el mundo seguimos teniendo problemas de racismo; la gente sigue juzgando por el color de la piel y esto no se refleja únicamente en las personas, si no en los animales también. Los gatos adquieren su color como cualquier otro ser vivo: por su ADN; ellos no escogen.

Gato negro y blanco en un abrazó que va más allá de su color.
Gato negro y blanco en un abrazó que va más allá de su color.

Hay que aprender a tener empatía con la vida que nos rodea, dejar de maltratar por un miedo insensato y sin fundamentos. Los gatos negros no dan mala suerte, el de la mala suerte es aquel que con su negatividad atrae lo destructivo a su vida. De acuerdo con la metafísica, nuestra propia energía atrae, por ejemplo, si digo ‘me va a ir mal en el examen’ aunque haya estudiado mucho, si una parte de mi da por sentado que me va a ir mal, es casi un hecho que sucederá.

Así que la próxima vez que veas un gato negro, pases debajo de una escalera, se te caiga la sal o quiebres un espejo, piensa dos veces si quieres decir la palabra ‘mala suerte’ y sobretodo creértela.

No hagamos pagar a animalitos indefensos por nuestros miedos. Recuerda la mala suerte no la provocan ellos, sino nosotros mismos.

via GIPHY

(FUENTE DE LAS FOTOS)

Editado por M.V.G.