Libros a películas: ¿un acierto o un error?

Leal, adaptación cinematográfica del libro de Veronica Roth.
Leal, adaptación cinematográfica del libro de Veronica Roth.

Por Kathleen Domínguez

No es nuevo que la literatura sea adaptada al cine. Películas como “Lolita”, “Parque Jurásico”, “El diablo viste a la moda”, entre otras son adaptaciones. Sin embargo, en los últimos años es un fenómeno que ha adquirido fuerza en las voces de la gente.

Una de las posibles causas del nuevo auge de las adaptaciones se debe a que los libros adaptados son los juveniles. Estos libros ya tenían un nicho de mercado establecido en el mundo de la literatura. Por ejemplo, cuando llegó el estrenó de “Crepúsculo”, que fue de las primeras precursoras de las adaptaciones juveniles actuales (excluyendo a Harry Potter), la gente en México no conocía del todo la saga, pero gracias a la película empezaron a leerse los libros.

Que los libros se lean por su adaptación cinematográfica tiene sus puntos fuertes. Sin duda, el mundo editorial se ha visto beneficiado. Volviendo al ejemplo de “Crepúsculo” que hasta el 2014 había vendido 25 millones de copias desde su publicación en 2005, comparada con “Lolita” de Vladimir Nabokov que en sus 61 años ha vendido aproximadamente 50 millones de copias, es una cantidad alta. En base a esta información se puede llegar a la conclusión de que para la industria editorial y el cine la adaptación es una opción rentable

Sin embargo, ¿qué tan bueno es llenar las salas de cine de contenido juvenil? es cierto que no solo se han adaptado libros juveniles en los últimos tiempos sino algunos con más contenido como la adaptación más actual de “Ciudades desiertas” de José Agustín con la película mexicana “Me estas matando Susana”. No obstante, en lo que va del año 2016 se han estrenado más películas provenientes de los libros como “Yo antes de ti”, “ Leal” y “La quinta ola”, de igual manera ya se anunció la fecha de estreno para las películas “Animales fantásticos y donde encontrarlos”, “Un monstruo viene a verme”, “La chica del tren”, “Mi amigo el gigante”, entre otras.

 

Sin duda hay adaptaciones juveniles que han sido bien aceptadas por distintos públicos y otras que están demostrando que no siempre es una buena decisión adaptar cada libro que se ponga de moda, como ha sido el caso de la primera parte de “Leal” del libro de Veronica Roth, que resulto ser un fracaso en cines; otro libro que fracasó en la pantalla grande fue “Cazadores de sombras” que es un éxito en ventas de libros, pero no lo fue en la cinematografía.

Los productores del séptimo arte siempre deben recordar que las buenas historias están por los alrededores, no solo en libros comerciales y que si van a aventurase a la adaptación de uno de éstos libros, la mejor decisión es analizar la historia, el director que la llevará a cabo y el éxito que puede llegar a tener en pantalla.

LO